In Beverages, Constituents

El clima cambia y la regulación de la UE lo ha hecho posible: las viñas se pueden cultivar en más y más regiones. Esto genera nuevos retos para los viñateros – reto no menor en el campo del aseguramiento de la calidad.

La vendimia de este año acaba de comenzar. En algunas regiones, este es un estreno: en ciertas áreas del norte de Alemania, por ejemplo, el vino fue cultivado por primera vez. Cada vez más regiones vitivinícolas se han abierto también en Inglaterra, Polonia, Holanda e incluso en Escandinavia. Esto se debe a que, por un lado, el cultivo de la vid va más allá de las regiones vitivinícolas reconocidas (véase el Reglamento UE 2015/561), – y por otro lado, por el calentamiento global.

Los cambios climáticos, incluyendo el aumento de las temperaturas, las sequías prolongadas y las fuertes lluvias, afectaron mucho a la vitivinicultura durante las últimas décadas. El paralelo 50 norte ha sido considerado como el límite para este cultivo, pero esta línea se desplaza cada vez más hacia el norte. Ahora se pueden cultivar vinos blancos robustos incluso en los mares Norte y Báltico. Por otra parte, las nuevas regiones vinícolas también evolucionan a grandes altitudes, por ejemplo en los Alpes austríacos o en las Montañas Rocosas. Al mismo tiempo, la calidad del vino aumenta en muchas regiones y se pueden cultivar nuevas variedades de uva. En Alemania, por ejemplo, los viñateros ya no sólo cultivan excelentes vinos blancos, sino también una selección cada vez más amplia de vinos tintos de alta calidad como Merlot o Cabernet Sauvignon. Sin embargo, para otras regiones vitivinícolas, el calentamiento global representa una posible amenaza: algunas áreas pueden alcanzar temperaturas demasiado altas para las variedades típicas de uva, lo que obliga a los viñateros a cambiar a otras variedades. El sur de España y el norte de África podría llegar a ser demasiado caliente para cultivar vinos de buena calidad.

Aseguramiento de la calidad en la producción de vino

El cultivo en nuevas regiones bajo condiciones climáticas y geológicas desconocidas es un reto para los viñateros, lo que aumenta la necesidad de realizar controles de calidad. Lo que es particularmente importante es el análisis del contenido de azúcar y ácido. Cuando hace mucho calor, las uvas maduran rápidamente y desarrollan un alto contenido de azúcar, resultando en un alto contenido de alcohol. Sólo a través del monitoreo regular del contenido de azúcar y ácido, los productores de vinos pueden identificar el momento ideal para la cosecha y determinar qué medidas deben tomarse, por ejemplo, para la regulación de ácidos. Debido a que las decisiones deben tomarse muy rápido a veces, la demanda aumenta para los métodos de análisis que no sólo se pueden realizar en los laboratorios de vino a gran escala, sino también directamente en el viñedo. Por otra parte, las soluciones de automatización están encontrando cada vez más su camino en el análisis de vino – como el sistema RIDA®CUBE SCAN, un conveniente sistema “walk away” que procesa todos los pasos necesarios de forma totalmente autónoma. El sistema analiza todos los niveles relevantes de azúcar y ácido en sólo 15 minutos y cuenta con cartuchos de prueba individuales, lo que lo hace ideal para análisis de pocas muestras.

Do you have further questions concerning quality assurance in wine and the RIDA®CUBE SCAN? We will be happy to support you!

 

Recent posts

Start typing and press Enter to search

allergens in wine