Los altramuces son un importante alérgeno alimentario que, de acuerdo con la Directiva de la UE 2007/68/CE, se debe especificar como ingrediente en la etiqueta de los envases.

Las semillas de altramuz pertenecen a la familia de las leguminosas, al igual que los cacahuetes, soja, guisantes, alubias y lentejas. Las casi 300 variedades de altramuces existentes se encuentran en 3 áreas del mundo (región mediterránea, Norteamérica y los Andes). Solo se cultivan 4 variedades de altramuz (altramuces dulces) para uso en alimentos y pienso (L. albus, luteus, angustifolius y mutabilis) por su bajo contenido en alcaloides. Debido a su alto contenido en proteínas (35 – 42 %) se recurre cada vez más a los altramuces como aditivos alimentarios en aperitivos, pasta, pan, galletas, café y diversas comidas vegetarianas instantáneas para estabilización de la textura y optimización de costes de las recetas, comparables a los de la soja.

Los altramuces son un ingrediente extremadamente versátil: normalmente se utilizan como fuente natural de proteínas alternativa a la soja y en productos cárnicos/animales para alimentos de consumo humano y piensos. Se pueden mezclar con agua en los alimentos y, en consecuencia, utilizar como sustituto de los huevos en el pan y los productos panificados. Esto incrementa la frescura y estabilidad de dichos productos. Además, la harina de altramuz se utiliza en lugar de la harina de trigo, centeno o cebada para la elaboración de alimentos dietéticos.

En paralelo con su popularización, se han observado reacciones alérgicas mediadas por IgE desde el año 2000 y reacciones cruzadas en personas alérgicas a los cacahuetes. Debido al hecho de que los altramuces pueden provocar reacciones alérgicas graves, se deben especificar como ingredientes en las etiquetas de los productos alimentarios. El alérgeno puede estar presente como ingrediente o como contaminante en alimentos crudos y cocinados.

Desde 2007 los altramuces se incluyen en la lista de los “ocho principales alérgenos” de la legislación europea (2007/68/CE, Apéndice IIIa). De acuerdo con la normativa (UE) N.º 1169/2011, se deben declarar en las etiquetas de los productos alimentarios.

Seleccione una tecnología

Seleccione un parámetro

Start typing and press Enter to search