De acuerdo con la Directiva de la UE (CE 1829/2003 y CE 1830/2002), el pescado se debe incluir como ingrediente alergénico en las etiquetas de productos alimentarios.

El pescado también pertenece al grupo de ocho alérgenos que se deben especificar obligatoriamente en EE. UU. y otros muchos países. La biodiversidad de los océanos es inmensa, todavía no se ha podido catalogar el número total de especies que contienen. Las alergias al pescado varían significativamente dependiendo de la región, afectan con más frecuencia a la población de las regiones costeras (donde se consume más a menudo) que a la población de las zonas interiores. Por lo tanto, la gestión general de riesgos plantea dificultades.

La alergia al pescado está muy extendida tanto en niños como en adultos. Se debe principalmente a la proteína parvalbumina, un alérgeno extremadamente potente y presente en muchos tipos de pescado. El ADN de los peces óseos se puede detectar en los alimentos mediante ensayos de PCR en tiempo real que permiten identificar de forma fiable a este tipo de pescado como alérgeno. Asimismo, es posible diferenciar entre tipos específicos de pescado con el fin de demostrar un posible fraude alimentario (gama de productos Animal ID).

Seleccione una tecnología

Seleccione un parámetro

Elija un producto

Start typing and press Enter to search