In Food adulteration, Real-time PCR, Seafood

¿Ha consumido pescado durante el Día Internacional del Sushi? Si es así, es muy posible que no le hayan servido exactamente el pescado de la carta. Varios estudios recientes demuestran que la adulteración y el etiquetado incorrecto siguen siendo prácticas comunes en este sector.

Desde el escándalo de la carne de caballo es evidente que los alimentos que consumimos no siempre son lo que parecen. Además de la carne, el pescado es uno de los alimentos más falsificados. Como ya informamos, aen un estudio de 2015 se reveló que de uno de cada tres platos de pescado servidos en los restaurantes no coincidía con la especie especificada en el menú. Estudios recientes sugieren que este problema sigue todavía sobre la mesa. Recientemente, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha publicado un informe detallado sobre el fraude alimentario en el sector del pescado. Como indica el autor, la escala global del fraude es motivo de preocupación y adopta diversas formas:

  • sustitución de un tipo de pescado por otras variedades (más baratas)
  • etiquetado incorrecto del pescado para ocultar su origen geográfico
  • comercialización de productos falsificados
  • uso ilegal o no declarado de aditivos alimentarios
  • agua añadida para aumentar el peso

El informe cita una serie de estudios de todo el mundo, como una investigación realizada en restaurantes de Sushi del Reino Unido en la que se detectó la sustitución de especies de atún, anguila y pescado blanco en el 10% de los casos. En un estudio italiano de 2017 se reveló que el 22.5% de los productos de pescado se etiquetaban incorrectamente; se registró una incidencia máxima de esta práctica en los cefalópodos (por ejemplo, calamares) y las importaciones de pescado asiático. Ese mismo año, en una investigación realizada en Canadá se descubrió que casi el 50% de las muestras de pescado se habían etiquetado incorrectamente. La situación es similar en EE. UU., Brasil, España, Sudamérica, China y muchos otros países.

El comercio global y las largas cadenas de suministro facilitan este tipo de fraude. Por este motivo, los consumidores recurren cada vez más al pescado local. Sin embargo, esto ni siquiera supone ya una garantía: Precisamente la semana pasada, en una investigación realizada por la agencia Associated Press (AP) se reveló que un distribuidor de pescado con base en Nueva York había estado comercializando atún como producto “local”, cuando realmente procedía del otro extremo del mundo.

¿Cómo se detecta el fraude en el pescado?

Las pruebas de laboratorio permiten la identificación fiable de diversos tipos de fraude alimentario. Uno de los métodos más utilizados es el análisis molecular de los fragmentos de ADN (PCR en tiempo real), mediante el que se puede identificar con precisión la especie de una muestra de pescado. SureFood® ofrece la gama más completa de pruebas de PCR para la identificación de diversas especies ícticas, como salmón, trucha, fletán, eglefino y bacalao.

Recent posts

Start typing and press Enter to search

pcr-allergens