In Micotoxinas

Enfermedades gastrointestinales y deterioro del sistema inmunitario y nervioso: las micotoxinas, que son metabolitos de los mohos, no solamente son peligrosas para la salud humana. También pueden ser tóxicas para las mascotas. ¿Cómo llegan las micotoxinas a los alimentos para animales? ¿Cuáles son los riesgos para la salud? Debe saber esto si es dueño de una mascota.

¿Qué son las micotoxinas?

Las micotoxinas son metabolitos secundarios que, a diferencia de las sustancias producidas por el metabolismo regular, se forman únicamente por especies individuales de moho.

La formación de moho y la producción de micotoxinas dependen de las condiciones ambientales. Los factores favorables son: las prolongadas fases de lluvia durante la floración del grano, los largos periodos de sequía o los cambios climáticos extremos.

Las micotoxinas pueden causar enfermedades gastrointestinales, pero también afectan al sistema inmunitario y al nervioso. Además de las aflatoxinas, otras micotoxinas como la ocratoxina A pueden dañar el material genético y propiciar la formación de tumores. Las micotoxinas también tienen un efecto tóxico en los animales, aunque este varía según la especie. Por ejemplo, los cerdos son especialmente propensos a sufrirlo.

¿Cómo llegan las micotoxinas a la comida para mascotas?

Si los piensos contienen componentes vegetales contaminados, la salud de animales carnívoros (perros, gatos; también conejos y aves) puede verse afectada. Si los animales se alimentan de pienso seco, el riesgo de intoxicación por toxinas aumenta debido al mayor contenido de grano de ese alimento en comparación con la comida húmeda.

En particular, la aflatoxina representa un riesgo para la salud de las mascotas. Pero también otras micotoxinas como la ocratoxina, la zearalenona, el DON y la fumonisina pueden provocar enfermedades crónicas. También están expuestos los conejos, las cobayas, los pájaros, etc.

¿Qué peligro representan las micotoxinas para las mascotas?

Las manifestaciones clínicas de las micotoxinas pueden ser muy diversas. En función de la dosis y del tipo de toxina, el efecto de la micotoxina puede ser agudo y crónico. Algunas micotoxinas son cancerígenas y dañan el material genético; otras son nocivas para los nervios, la hematopoyesis, la piel o la fertilidad.

La UE todavía no ha regulado los criterios de referencia ni los valores límite de micotoxinas en el pienso para animales.

En 1952 se describió el primer caso de micotoxinas en pienso para animales. Desde entonces, han aparecido casos en todo el mundo. En 2020, murieron 28 perros y enfermaron otros 8 por comer pienso contaminado con aflatoxina.

¿Cómo se puede proteger a los animales?

Los piensos secos presentan un riesgo especialmente elevado de contaminación por micotoxinas, ya que contienen muchos elementos vegetales. Por eso, el pienso debe almacenarse en un lugar seco y fresco. Las micotoxinas no son visibles para el ojo humano, por lo que los alimentos con moho deben desecharse por completo.

Sin embargo, la responsabilidad de garantizar que los alimentos para mascotas estén libres de micotoxinas recae en los fabricantes. Las pruebas deben realizarse durante toda la cadena de producción de alimentos para mascotas. R-Biopharm ofrece una amplia cartera de pruebas como la de la aflatoxina.

¿Más información?

Las micotoxinas y la salud animal es la temática de una conferencia online que se celebra en vísperas del World Mycotoxin Forum®. Ronald Niemeijer, de R-Biopharm, dará una charla sobre «Micotoxinas en los alimentos para mascotas».

La conferencia web tendrá lugar el 30 de noviembre de 2021. Inscríbase aquí.

¿Tiene alguna pregunta sobre un sistema fiable de pruebas para las micotoxinas?

Estaremos encantados de asesorarle.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search