La necesidad de identificar especies animales en los productos cárnicos está motivada tanto por prescripciones religiosas (halal y kosher) como por la adulteración de productos (por ejemplo, el uso de carne de caballo en lugar de vacuno).

Nuestros sistemas de ensayo se pueden utilizar para demostrar de forma específica y fiable si determinados alimentos contienen ADN de las siguientes especies animales:

  • Res
  • Cerdo
  • Caballo
  • Asno
  • Pollo
  • Pavo
  • Conejo
  • Oveja
  • Cabra
  • Búfalo de agua
  • Gato
  • Perro

Detección de adulteraciones de producto

Debido a los diferentes precios y disponibilidades de los productos cárnicos de distintas especies animales, existe la posibilidad de que los componentes cárnicos se declaren de forma incorrecta en términos de cantidad y calidad. De este modo, la carne de alta calidad se sustituye con carne más barata. Por ejemplo, el escándalo de la carne de caballo de Alemania, que tuvo una gran repercusión pública, donde se detectó carne de caballo en lugar de carne de vacuno en una marca de lasaña. En Gran Bretaña también se detectó ADN de caballo en hamburguesas de vacuno. La adición de ingredientes incorrectos a los alimentos, debido a la falta de escrúpulos por parte de los comerciantes o la negligencia durante el procesamiento, exige una supervisión constante por parte de las autoridades sanitarias. Durante el procesamiento en el matadero, no siempre es posible determinar al 100 % el origen animal concreto de cada producto cárnico. Esto se aplica tanto a la carne picada y a otros alimentos derivados de carne procesada como a los productos de pienso que contienen carne. De ahí que exista riesgo de cierta alteración de los productos. Estas alteraciones se pueden detectar de forma específica mediante PCR en tiempo real y cuantificar de forma relativa (con porcentajes de la especie animal respectiva en relación con la cantidad total de carne).

Identificación de especie animal debido a prescripciones religiosas (halal y kosher)

Es especialmente importante para los consumidores musulmanes y judíos tener la certeza de que los alimentos aprobados para consumo y preparados de acuerdo con sus creencias respectivas (alimentos “halal” o “kosher”) están completamente libres de contaminación. Con el fin de cumplir las expectativas de estos grupos de consumidores (el 23 % de la población mundial) existen ensayos PCR que permiten detectar específicamente el origen de la carne (carne de vacuno, aves de corral, cerdo o cordero, por ejemplo). Las investigaciones realizadas por motivos religiosos, en concreto en relación con el cerdo en productos cárnicos o alimentos procesados, no incluyen ningún valor de umbral técnico (tolerancia cero). Esto significa que para la detección de la carne de cerdo se necesitan ensayos puramente cualitativos y especialmente sensibles. La sensibilidad efectiva del PCR en tiempo real utilizado para este fin se basa en la presencia de ADN intacto, lo que significa que la detección en alimentos muy procesados, como gelatina, se dificulta considerablemente.

Start typing and press Enter to search