Las semillas de sésamo (Sesamum indicum) se utilizan como ingredientes al natural o tostadas en repostería, helados, cereales, chocolate o para la producción de aceite o pasta. Se debe especificar como ingrediente en la etiqueta en la Unión Europea, Canadá y Australia.

La alergia al sésamo es una alergia alimentaria en aumento, ya que el consumo de sésamo se ha incrementado con la adopción de estilos de vida y nutrición saludables. El sésamo también se utiliza con frecuencia en las dietas vegetarianas. Asimismo, puede provocar síntomas alérgicos graves, como choques anafilácticos. El único tratamiento efectivo para proteger a los pacientes sensibilizados de los síntomas alérgicos es evitar de forma estricta los alimentos que contienen sésamo. En la Unión Europea, Canadá y Australia el sésamo debe aparecer como ingrediente en la etiqueta de los alimentos preenvasados, ya que está incluido en las listas de principales sustancias alergénicas. Hasta el momento, se han identificado siete proteínas diferentes como alérgenos del sésamo (Ses i 1-7). El único tratamiento efectivo para proteger a los pacientes sensibilizados de los síntomas alérgicos es evitar de forma estricta los alimentos que contienen sésamo.

El sésamo puede estar presente en diversos productos alimentarios, como productos de pastelería, mezclas para hornear, galletas, chocolate o postres. En los centros de producción, se utilizan las mismas líneas de producción para procesar los alimentos con y sin sésamo, de ahí que sea posible la contaminación cruzada no deseada con sésamo. Por lo tanto, estos alimentos se deben analizar.

Seleccione una tecnología

Seleccione un parámetro

Start typing and press Enter to search