Las micotoxinas T-2 y HT-2 pertenecen a un grupo de tricotecenos y se producen a partir de los hongos de la especie Fusarium. Estas toxinas están presentes frecuentemente en productos agrícolas como avena, maíz, cebada y trigo. La incidencia y concentración dependen de la región, pero pueden variar significativamente. Debido a los altos efectos citotóxicos e inmunosupresores, las toxinas T-2 y HT-2 representan un riesgo para la salud de seres humanos y animales.

Con el aumento de concienciación sobre seguridad alimentaria en años recientes, la Unión Europea estableció o recomendó niveles máximos para sustancias específicas de alimentos y piensos. Durante el proceso, se puso cada vez más énfasis en las toxinas T-2 y HT-2. Las toxinas T-2 y HT-2 se forman a partir de hongos tipo moho y, además de dañar directamente las células corporales, dificultan el desarrollo de componentes celulares vitales. Entre las consecuencias cabe destacar reducción del peso corporal, susceptibilidad a las infecciones y trastornos reproductivos.

Estas toxinas se detectan frecuentemente en la avena, así como en maíz, trigo y cebada. Las toxinas T-2 y HT-2 están presentes en los alimentos y piensos debido al uso de cereales; el consumo de pienso contaminado puede afectar negativamente a animales de granja y mascotas. Los gatos son especialmente sensibles a este tipo de contaminación. No se excluyen efectos relacionados con la salud en los seres humanos como resultado del consumo de alimentos contaminados.

El hongo que genera micotoxinas está muy difundido, por lo que es imposible evitar por completo que se contaminen los cereales con las toxinas T-2 y HT-2; además, si se produce contaminación, es casi imposible de reducir, ya sea mediante los métodos de procesamiento de grano habituales o mediante altas temperaturas.

Las condiciones meteorológicas desfavorables también favorecen el crecimiento de hongos tipo moho que forman micotoxinas. Como consecuencia de la frecuencia de las toxinas T-2 y HT-2 y su elevado nivel de toxicidad, la Unión Europea ha emitido recomendaciones en 2013 sobre los niveles máximos de estas dos toxinas en alimentos y piensos. Se debe realizar un análisis preciso y fiable de los granos para poder cumplir estos valores de referencia de la UE. Para este fin, ofrecemos una amplia gama de soluciones analíticas.

Los tricotecenos son una familia muy extensa de micotoxinas relacionadas químicamente y producidas por mohos como Fusarium, Trichoderma, Trichothecium y otros. Las toxinas T-2 / HT-2 pertenecen al grupo de tricotecenos de tipo A. Además, dentro del tipo B de tricotecenos, el más importantes es el Deoxinivalenol (DON).

Otra información de interés

IMMUNOPREP® ONLINE DEOXYNIV...
 
Online immunoaffinity cartridges used in conjunction with the RIDA®CREST handling system for the automated clean-up and analysis of deoxynivalenol ...
IMMUNOPREP® ONLINE OCHRATOXIN
 
Online immunoaffinity cartridges used in conjunction with the RIDA®CREST handling system for the automated clean-up and analysis of ochratoxin A pr...
IMMUNOPREP® ONLINE AFLATOXI...
 
Online immunoaffinity cartridges used in conjunction with the RIDA®CREST handling system for the automated clean-up and analysis of aflatoxins M1 p...

Asistencia en relación con las micotoxinas

¿Preguntas? Recurra a los conocimientos especializados de nuestro equipo. Le respaldamos a usted y su empresa en todas las fases del proceso analítico para garantizar su éxito

Start typing and press Enter to search